mesa de luz

La mesa de luz, un regalo original para las criaturas estas Navidades

Últimamente se ha hecho muy popular la mesa de luz, un recurso didáctico y de juego para los niños.

Hoy vamos a contarte qué es exactamente una mesa de luz y qué beneficios tiene para las pequeñas criaturas urbanas.

Este elemento didáctico está basado en la pedagogía Reggio Emilia en la que el pequeño es constructor activo de su propio conocimiento. No obstante, la mesa de luz es un estímulo maravilloso para cualquier niño, sea cual sea la metodología educativa con la que aprenda.

 

¿Qué es una mesa de luz?

Usada originalmente en el dibujo técnico, una mesa de luz es una tabla que se ilumina con luz. Como ya te hemos comentado, es una herramienta educativa y lúdica para los niños pequeños que ofrece multitud de posibilidades.

 

¿Para qué sirve una mesa de luz?

A través de luces y sombras, una mesa de luz crea un ambiente que favorece situaciones de aprendizaje, exploración y desarrollo a partir de la experimentación mediante distintos materiales.

Se trata de un fantástico estímulo visual para explorar la luz, las cualidades de los objetos, el color, la opacidad y la transparencia. Va a permitir al niño observar de forma alternativa los objetos cotidianos y, a la vez, crear un nuevo escenario de aprendizaje de las formas, el lenguaje y el entorno.

Los niños se sienten cautivados por la luz de la mesa y, muchas veces, se calman con la estimulación visual mientras exploran un objeto, con lo cual también va a ser un elemento que favorezca su concentración. Además, al usarse en un ambiente de penumbra, es un recurso excelente para favorecer su relajación.

La mesa de luz también se puede usar para el juego libre y dejar que el niño deje volar su imaginación y creatividad.

mesa de luz

Algunas ideas de actividades con la mesa de luz

  • Por ejemplo, puedes usarla como variación de la bandeja de arena que se usa en la metodología Montessori, llenando la superficie de arena o sal para dibujar y trazar letras y números con los dedos.
  • Jugar con el contraste de luces y sombras, usando siluetas de fieltro negro o goma eva negra para crear historias y cuentos.
  • Si tienes un cajón transparente, puedes llenarlo de agua, colocarlo sobre la mesa de luz e introducir dentro del recipiente espejos, témperas líquidas, perlas de gelatina de colores, etc., y descubrir los efectos visuales en el agua.
  • Dibujar con rotuladores especiales para cristal sobre la mesa de luz o bien cubrirla con un plástico transparente y dibujar con témperas o pintura de dedos sobre ella.
  • Calcar sombras
  • Jugar con plastilina o arcilla sobre ella
  • Investigar distintos objetos como hojas y flores, descubriendo sus formas, sus nervios, las diferencias entre ellos… Al hacerlo desde una perspectiva diferente, promueve una situación de aprendizaje nueva mucho más favorecedora que las convencionales.
  • Jugar con papeles de colores transparentes y superponerlos para ver qué colores se forman.

 

Estas son algunas de las ideas con las que la criatura puede jugar con la mesa de luz. Pero… ¡hay una infinidad! Ya ves que es una herramienta que da millones de opciones para aprender y, al mismo tiempo, pasarlo de fábula.

mesa de luz

Si estás en busca de una mesa de luz, en BarcelonaKids las tenemos. Cuentan con un mando inalámbrico para poder cambiar de color y de intensidad. Al ser portátil puedes usarla sobre cualquier superficie y llevártela a todas partes. ¡Un auténtico tesoro para los más pequeños!

 

¿Qué te parece la mesa de luz? ¿Lo ponemos en la lista de los reyes de los más pequeños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *