¿San Valentín con niños o sin ellos?

Organizar un San Valentín con niños puede ser una gran oportunidad para pasar tiempo en familia disfrutando de una festividad tan tierna como es el día del patrón de los enamorados, pero recuerda… ¡siempre hay tiempo para todo!

Una velada romántica a la luz de las velas puede convertirse en una noche de cocina en familia. Recordar todas esas bonitas memorias de la historia de amor con tu pareja puede ser la oportunidad perfecta para contársela a los más pequeños. O tal vez un romántico paseo por el parque puede transformarse en una maravillosa salida en familia a algún lugar con encanto.

 

El 14 de febrero es una ocasión especial en la que se festeja el amor, pero no únicamente el amor romántico con tu pareja, también deberíamos recordar otros tipos de amor como es el amor paterno a los hijos. Así que no lo dudes y deléitate de un San Valentín con niños.

Ideas para pasar un San Valentín con niños y sin ellos

¡Hoy cocinamos todos!

Cocinar es una actividad divertidísima y aún más si se hace en familia. Podéis elegir un menú entre todos y a la vez que disfrutáis cocinando, tenéis la oportunidad de aprender algo nuevo en familia. Uno pela las patatas, otro las cocina y el último las presenta en el plato… ¡eso es trabajo en equipo y lo demás son tonterías!

Y para poner la guinda al pastel, como la propia expresión dice, te proponemos algunas deliciosas recetas de postres para un San Valentín con niños, para que acabéis de culminar esta rica cena en familia de la forma más dulce.

 

Paseo romántico por las calles de vuestra ciudad

Caminar por las calles junto a tu pareja es un placer que no siempre nos permitimos. Las prisas del día a día nos arrebatan esos encantadores momentos que en fechas como esta debemos recuperar. ¡Y claro que sí! Lo podemos hacer en familia.

Vence al frío invernal y sal a disfrutar de un agradable paseo romántico de San Valentín con niños. Por las calles del centro, por un parque o incluso por un centro comercial, no importa el lugar, lo importante es pasar tiempo con los tuyos tranquilamente y sin prisa.

san valentín con niños paseo

DIY de San Valentín con niños

Un San Valentín con niños también es una maravillosa oportunidad para sacar el espíritu más manitas que llevas dentro y hacerlo en compañía de los más pequeños.

Lo importante es pasar un buen rato y, por qué no, hasta puedes decorar la casa con bonitas y originales ideas como las manualidades de San Valentín para los más pequeños que nos presenta Una Mamá Novata. ¡Nos encantan todas!

Ya puedes preparar el papel, las tijeras, mucho amor y… ¡a crear!

 

Sofá, manta y peli

No subestimes la opción de un plan casero para celebrar un día como San Valentín con niños. A veces lo que más nos apetece es relajarnos y descansar en casa en buena compañía. ¿Y por qué no hacerlo viendo una película en familia?

Os podéis decantar por uno de los clásicos para los más pequeños o, teniendo en cuenta la fecha, aventureros con una película romántica. Unas mantas, un cuenco de palomitas y ya estará todo preparado para disfrutar de una plácida tarde en familia.

 

Cualquier excusa es buena para dar una pequeña fiesta

¡Nos encanta celebrarlo todo! Por eso no nos lo pensamos dos veces al proponerte esta idea para un San Valentín con niños. Puedes organizar una pequeña celebración, con familia o amigos, y también puedes invitar a algunos de los amigos de los pequeños, así ellos también estarán entretenidos.

En tu casa, en un bar, en un parque, todo lugar es bueno para reunir a un grupo de personas que quieren pasar un rato agradable en compañía, y lo que es más importante, celebrar San Valentín con niños y amigos.

san valentín con niños fiesta

Siempre hay un poco de tiempo para los dos

Después de todas estas ideas para celebrar un divertido y ameno San Valentín con niños, todavía nos queda una de las más importantes por mencionar: Quereros mucho. Como hacéis cada día y como debéis seguir haciendo.

Antes o después de ese paseo, esa cena o la película entre palomitas daros unos minutos para vosotros, que también os lo merecéis. Un desayuno juntos, un café o una charla son suficientes para festejar este día. Lo más importante lo haces en tu día a día, junto a tu pareja y junto a los más pequeños.

 

Al fin y al cabo, elijas el plan que elijas, vayas donde vayas, mientras lo hagas en buena compañía siempre acabará siendo una buena celebración.

 

¿Y tú, pasarás tu San Valentín con niños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *